útil

Los pisos de vinilo no detienen el progreso.

Los pisos de vinilo no detienen el progreso.

¿Qué pasaría si la tendencia de 2009 fuera para pisos de vinilo? Facilidad de instalación y mantenimiento, múltiples decoraciones más reales que la vida y compromiso ecológico en la fabricación, tiene todo para agradar porque le permite recrear su suelo sin romper todo y sin romper el banco. Conocíamos los pisos de vinilo o PVC por sus diversos patrones y por su capacidad para energizar pisos con facilidad. Hoy en día, combina no solo colores y patrones, sino también relieves y efectos materiales para imitar otros revestimientos más reales que la vida. Gerflor, especialista en la materia, declina los suelos textiles según 4 tendencias: Naturaleza con 5 revestimientos que imitan varias especies de madera. Entre ellos, tableros envejecidos, chevron o teca. Los orígenes, con 3 revestimientos, le dan a nuestros pisos colores y texturas inesperados como el revestimiento de imitación Nübuck. Urban revisita materiales tradicionales como la piedra o el cuero en una versión contemporánea, todo en una fiel imitación. Y finalmente, el baño con 3 revestimientos de mosaico o parquet le permite renovar su baño sin romper el banco. En el lado práctico, el vinilo es fácil de usar y tiene buena resistencia a los arañazos y las manchas. La verdadera novedad son los efectos texturizados de estas decoraciones hiperrealistas que reproducen los efectos y el grano de materiales como la madera, la piedra o el hormigón. El acabado Pureclean Grain, por ejemplo, ofrece un acabado granulado que sublima los efectos del material, el hueco de las juntas de las baldosas o el grano de la madera. Tenga en cuenta que estos recubrimientos cumplen con ciertos requisitos ambientales: la resina de vinilo proviene del 57% de la sal marina y los recubrimientos son 100% reciclables. Suelo de vinilo textil de Gerflor, colección 2009, desde 12,50 euros por metro cuadrado.