Consejos

En el dormitorio, el rosa en polvo es imprescindible

En el dormitorio, el rosa en polvo es imprescindible

Los colores correctos

Color de la ternura, el rosa tiene su lugar en esta habitación dedicada al sueño pero también al amor. Según tus gustos, ¡si te atreves, elígelo del más pálido al más sostenido! Contrariamente a la creencia popular, el rosa no es un color excéntrico o difícil de soportar. Por la noche, combinada con una iluminación tenue, es el color de la intimidad por excelencia. Para no hacerlo kitsch, juegue una decoración sobria o de diseño, asociando colores complementarios (verde, blanco roto, malva). Las asociaciones a favor: un tono frío para calmar la fuerte presencia de un color cálido (una colcha blanca en una habitación amarilla o naranja, por ejemplo, o viceversa).

Sombras para evitar

El blanco simboliza la pureza en la cultura occidental. Colocar este color en una habitación traduce una cierta cantidad de desnudez, una tendencia a retirarse y a la soledad, que no conduce a intercambios emocionales y a hacer el amor, especialmente si cubre las paredes y las sábanas. El negro debe usarse con moderación, o solo en una sección de la pared y asociarse con un color suave y tierno como el rosa. No es muy propicio para descansar, los colores que recuerdan al elemento fuego (naranja-amarillo, naranja, rojo) pueden perturbar el sueño si están presentes en exceso. Es mejor evitarlos, a menos que se reserve el papel de contrapunto (colocando cojines rojos sobre una cama azul o morada, por ejemplo).

Vídeo: Ordena tu casa para ordenar tu vida por Lucía Terol (Abril 2020).