Otro

¿Cómo mantener un bonsai?

¿Cómo mantener un bonsai?

Resumen:

  • Pode su bonsái como un maestro
  • Desfolia tu bonsái
  • Ligadura, ¿buena o mala práctica?
  • Riego y elección del suelo.
  • ¿Cómo trasladar tu bonsái?

1. Pode su bonsái como un maestro



El tamaño de un bonsái es la fase más delicada de su mantenimiento, porque depende de ella la representación estética final de su árbol enano. Inspírate en los maestros japoneses, que dibujan un bosquejo del árbol ideal tal como lo ven. El tamaño del bonsái tiene como objetivo reproducir el modelo esbozado en papel. Hay dos tipos de tamaño:

  • Poda de entrenamiento: Consiste en podar su bonsái durante su crecimiento, para imponerle, mediante cortes sucesivos, la silueta deseada. Observe cada rama emergente. Si se desvía de la línea de su dibujo, córtelo en su base. Esta clasificación, realizada diariamente, le permitirá dar forma a la forma de su bonsái a lo largo de los años.
  • Poda de mantenimiento: como su nombre lo indica, se lleva a cabo en un árbol ya formado y consiste en acortar regularmente las ramas existentes, para que el bonsái conserve su forma impuesta. ¡Ningún buen jardinero sin buenas herramientas! No dude en invertir en un par de tijeras bonsai: su forma específica es garantía de precisión al podar su árbol enano.

2. Desfolia tu bonsái

Mantener un bonsai implica otorgar un especial atención a sus hojas . Desde un punto de vista estético, estos deben mantener un tamaño reducido, en armonía con el del tronco y las ramas. Hágase 3 preguntas sobre la defoliación de su bonsái:

  • Cuándo: cuando aparecen los primeros brotes
  • Cómo: cortando las hojas en su base, más cerca de la rama
  • Por qué: obtener la mayor cantidad posible de hojas en miniatura a largo plazo ¡Aquí nuevamente, el cincel de bonsai hará maravillas! Una inversión rentable a largo plazo ...

3. Ligadura, ¿buena o mala práctica?



la ligadura es usar alambre de cobre, que se envuelve alrededor de las ramas para restringir su forma durante el crecimiento. Los hijos actúan por lo tanto como un tutor, pero con más precisión. Si esta práctica logra excelentes resultados, ¡no está exenta de riesgos! Con el tiempo, no es raro que los cables de cobre se incrusten en el corazón de la corteza del bonsái. ¡Eliminarlos se vuelve muy delicado!

4. Riego y elección del suelo.



Para mantener adecuadamente su bonsái, asegúrese de que tenga todos los elementos necesarios para su vitalidad. Un árbol pequeño, el bonsái es necesariamente más frágil que sus congéneres. Por lo tanto, se prestará especial atención al riego y la elección del suelo:

  • riego : Debe realizarse casi a diario, para evitar que el árbol se seque. No espere hasta que la tierra en la maceta se vuelva polvorienta o se agriete. ¡Tu bonsai podría morir!
  • La elección del suelo : Idealmente, optará por una mezcla de compost, grava y akadama. Esta arcilla granular, de color rojo, contiene todos los nutrientes necesarios para el crecimiento de su bonsái.

5. ¿Cómo trasladar tu bonsái?

Tu bonsai debe ser regularmente trasplantado, para permitir que sus raíces florezcan adecuadamente. El trasplante se lleva a cabo en varias etapas:

  • Saca tu bonsái de su maceta y desenreda cuidadosamente sus raíces enredadas.
  • En la maceta nueva, coloque una rejilla sobre los agujeros de drenaje para evitar que salgan las raíces.
  • Vierte parte de la mezcla de compost, grava y akadama en tu nueva olla.
  • Trasplanta cuidadosamente tu bonsái y cubre las raíces con la mezcla restante.
  • Riegue abundantemente con lluvia fina: el agua, que fluye, permitirá que la tierra agarre las raíces de su árbol.

¡Comprenderás que mantener un bonsai es ante todo una cuestión de paciencia!